Enfermera aplicó 552 vacunas en un día en San Juan de Lurigancho

El sábado 17 de julio, Esperanza Hancco Calcina se levantó temprano porque tenía que llegar antes de las 7:00 de la mañana al centro de salud Mariátegui, en el distrito de San Juan de Lurigancho, al noreste de la capital. Debía preparar su equipo de vacunación contra el covid-19 y trasladarse al parque zonal Huiracocha, donde se iniciaría la segunda fecha del Vacunatón.

Llegó tal cantidad de gente a ese centro de vacunación, que consultó a la coordinadora, y luego a su compañera de jornada, la técnica Rosa Peñaloza, responsable de registrar el nombre de las personas que acuden a inmunizarse, si era posible continuar y trabajar las 36 horas programadas.

Ese fin de semana, la licenciada Esperanza Hancco Calcina no se detuvo y vacunó a 552 personas. Su interés por evitar que cualquiera pudiera desistir de aplicarse su dosis, debido a aglomeraciones en las colas, la llevó a solicitar autorización para cumplir esa titánica tarea y el apoyo a Peñaloza para concretarla.

“Ese 17 y 18 de julio llegaron de las zonas altas de San Juan de Lurigancho adultos mayores de los cerros de José Carlos Mariátegui. Hasta de Jicamarca y otras provincias del Perú, como Huancavelica, llegaron. Algunos lo hicieron entusiasmados, otros sin respeto y exigiéndonos rapidez”, manifiesta.

Esperanza ha hecho de su vocación de servicio un apostolado. De 8:00 horas a 20:00 horas y de lunes a sábado, efectúa visitas domiciliarias a pacientes afectados por el covid-19 y desarrolla su cronograma de inmunización a niños, niñas y adolescentes. Las cinco horas que le toma salir de su casa en Santa Anita hasta San Juan de Lurigancho y regresar, no la desaniman. (Fuente El Peruano)

About admin

Leer también

Recomendaciones de realme para cuidar la salud auditiva

Dado que la tecnología se ha convertido en un aspecto fundamental en la vida de …

error: