En pleno Domingo de Ramos, un delincuente que llevaba tatuado el rostro de Cristo en el pecho, ingresó a una vivienda del asentamiento humano ‘La Mano de Dios’, en San Juan de Lurigancho, pero no le fue nada bien. José Meza Álvarez (28) ‘Pepito’ quiso llevarse objetos de valor del predio, pero fue capturado por los vecinos

 

Estos vecinos de la zona en San Juan de Lurigancho le propinaron una terrible golpiza para luego quitarle la ropa y amarrarlo a un poste de luz.

 

Posiblemente, los pobladores de San Juan de Lurigancho iban a quemarlo vivo, pero agentes del Escuadrón de Emergencia Este 2 llegaron a tiempo y le salvaron la vida.

 

El hecho ocurrió a la 1:30 de la madrugada en un cerro de San Juan de Lurigancho cuando ‘Pepito’ irrumpió en casa de una madre de familia, de 50 años, y se apoderó de varios objetos, sin embargo, fue capturado cuando se daba a la fuga

Enfurecidos moradores de San Juan de Lurigancho lo rodearon y redujeron a golpes para despojarlo de su polo y dejarlo solo con un pantalón. ‘¡Hay que quemarlo vivo!’ o ‘¡hay que prenderle fuego!’ eran los gritos de varios de ellos. Acto seguido, lo ataron con una soga a un poste de luz, pero fue en ese momento que llegó la Policía.

El presunto delincuente se salvó de ser linchado y fue conducido a la comisaría ‘Santa Elizabeth’, en San Juan de Lurigancho, para continuar con las investigaciones

Comments

comments

About admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: